.

Federico Emmel



Próspero comerciante nacido en Hamburgo (Alemania) en 1875, Los Emmel fueron una familia de origen alemán que se estableció en Arequipa para trabajar en la actividad comercial. El primero de ellos, Daniel Federico Emmel, trabajó en la casa Stamm & Petersen. Su hijo, Ernesto Federico Emmel, luego formó una sociedad con Petersen y juntos fundaron una nueva casa comercial, que se cuenta entre las fundadoras de la Cámara de Comercio de Arequipa en 1887.  El más conocido de los Emmel fue, sin duda, el alcalde Federico G. C. Emmel, que ocupó el sillón municipal de 1926 hasta el 28 de febrero de  1930.  Fue su Teniente de Alcalde su compatriota José Wagner.

Durante su gestión municipal, realizó los trabajos para el servicio de agua potable en la ciudad. Aunque estos en realidad corrieron a cargo “The Foundation Company”. Las aguas de Yumina quedaron para el riego y de propiedad del Concejo Provincial.  Fueron los años en que gobernaba el país el presidente Augusto B. Leguía. Por aquel tiempo también se recuerda la visita de las hijas del presidente a la ciudad de Arequipa. El alcalde Emmel fue un estupendo anfitrión en aquel momento.  Fue el año de 1928,  cuando la catedral del Cuzco fue elevada a Basílica, y con ese motivo el Estado y la Iglesia Católica peruana nombraron como madrina de la ceremonia a Su Majestad la Reina Madre de España, quien designó, para representarla, a la señora Lola Virginia Leguía de Martínez Moulins. A su paso por Arequipa vino acompañada de la señora María Isabel Leguía de Larrañaga, además de una Comisión del Parlamento Nacional, el Nuncio Apostólico, el Director del Ministerio de Justicia y representantes de la prensa de Lima.  Refiriéndose a esta importante visita, el alcalde Emmel dijo lo siguiente: “(…) las Autoridades e Instituciones y la Sociedad, en general, dando una nueva prueba de la tradicional cultural de esta urbe, tributaron a la Embajada y Comisiones especiales, todo género de atenciones; habiéndose ofrecido por el Municipio aristocrática recepción en los salones del Ayuntamiento y numerosas fiestas por distinguidos elementos sociales de la localidad”.  

Emmel realizó una fructífera labor en el Consejo Provincial, ya que gestionó que se firmara un contrato entre el Estado y The Foundation Company para que se aprovechara el agua de los manantiales de Chiguata, ya que el manantial de Yumina era insuficiente para abastecer esa zona, creando el Servicio de Agua Potable de Arequipa. A través de un convenio del 7 de octubre de 1927, con la Sociedad Eléctrica de Arequipa, se estipuló que la empresa colocara máquinas diesel para el alumbrado de la Villa de Tingo. También se instaló el servicio de alumbrado en el Puente Bolívar (Puente de Fierro), la Alameda Jorge Chávez, las avenidas Ejército, Siglo XX y San Juan de Dios y se modernizaron las lámparas de alumbrado en el parque Bolognesi y la Plaza de Armas. Además, Emmel mandó construir y equipar el canal Zemanat de Yanahuara, inaugurado el 29 de mayo de 1929; el padrino de la obra fue el Presidente Agusto. B. Leguía. También puso en marcha un programa de inmunización de la población para lo que adquirió vacunas en Nueva York, por intermedio de los laboratorios Parke Davis (suero antitetánico, antidiftérico y antineumónico). También se importó de Europa suero antigangrenoso, antiestreptocócico, antigripal, vacunas Delbt, Kreso y formol para colaborar con la desinfectación domiciliaria en el caso de personas de escasa condición económica. Emmel consiguió del gobierno una partida para combatir la epidemia de tifus exantemático que se daba en el pago de Acequia Alta y en el Distrito de Cayma y creó un puesto médico nocturno para la ciudad, que prestaba valiosos servicios a precios módicos.

Las obras públicas también recibieron fuerte impulso, ya que mandó construir la fachada del cementerio de la Apacheta, arregló el mercado de San Camilo y edificó una plazoleta en la frontera, y el boulevar, actual avenida Parra. También se inició la carretera a Vítor, para que la ciudad quedara comunicada con las provincias de Islay, Castilla y Camaná, se construyeron las veredas de las calles La Merced, San Juan de Dios, y Calle Nueva, se amplió y remodeló el puente de Fierro, se arregló el camino a Socabaya y se promovió la construcción del horno crematorio de la basura de la ciudad.

Fue uno de los fundadores del primer colegio alemán de Arequipa en 1937 (Colegio Peruano-Alemán Max Uhle) , del Club Hípico y del Asilo Lira. Emmel formó parte de una familia de larga tradición, ya que su padre, que había llegado al Perú en 1881, realizó una larga y fructífera labor en el campo comercial e industrial y gozó de singular estimación en los círculos sociales, bancarios y comerciales, a los que estuvo íntimamente vinculado. Su empresa, Fernando Emmel, S.A., figuró entre las importantes firmas comerciales e industriales de Arequipa, habiéndose establecido en ella en 1899. Falleció en 1937 en Lima. Otro hijo, Walter, que reside en el Perú desde 1920, asumió la dirección y gerencia de la firma. Poseedor de una vasta cultura comercial, gozó al igual que su padre del aprecio de la gente de los círculos a los que pertenecía. En el momento de la fundación de la firma, el jefe de la oficina principal de Arequipa era Juan Heusser y el de la sucursal del Cuzco Hugo Breymeyer. Hacia 1940, realizaban idéntica función Fritz A. Sprinckmoller y Heinz Albrecht, respectivamente. La firma se dedicaba a las importaciones (de Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, Italia, Holanda, Bélgica, Suiza y Francia), a las exportaciones ( algodón, te, café, coca, maíz, achiote, palillo, etc.) y a la producción industrial, ya que contaba con una curtiembre instalada en el Cuzco, cuya dirección estaba a cargo de Eugen Herramann. Fabricaban en ella desde suelas hasta fino cuero para tapiz.

Cuando cayó el oncenio de Leguía, en agosto de 1930, los vaivenes de la política hicieron que don Federico cayera en desgracia y, por esa razón, determinara regresar a Alemania, donde murió en 1947.


Predecesor:
1924-1925
Alcalde de Arequipa
1926- 28 de febrero de 1930
Sucesor:
Guillermo Lira de Romaña
1930-1931







No hay comentarios :

Publicar un comentario