.

Manuel Domingo Pantigoso



(Arequipa, 26 de julio de 1901-Lima, 24 de enero de 1991) es reconocido con toda justicia como “el pintor del siglo XX” y como una de las figuras más destacadas de la plástica en el Perú.

Dedicado a cultivar todas las modalidades del trabajo artístico: dibujo, grabado, acuarela, témpera, óleo, mural, fresco, sin olvidar su producción literaria, Pantigoso formaliza las categorías míticas y rituales del “Ultraorbicismo” en la vida y el arte. Esta vanguardia indianista, o andinista -independiente del Indigenismo-, surgió en las primeras décadas del siglo XX desde el altiplano puneño con el fin de expresar el esencial enlace del ser del hombre con “el allá” y “el acá” del cosmos.

En su vida y en su obra fue un fundador y un líder. Cabe recordar que realizó su primera muestra a los 16 años, en una colectiva en la que intervinieron pintores consagrados de Arequipa. Luego presentó una exitosa individual en el Cuzco a los 22 años. Y expondría después en Bolivia, Argentina y Uruguay. Ya consagrado por la crítica latinoamericana se presentó en Lima, en 1926 y 1927, antes de partir a Europa para exhibir en París y Madrid, bajo los auspicios de César Vallejo y  
de Julio Romero de Torres, respectivamente.

En la Exposición Iberoamericana de Sevilla, en 1929, decoró el Pabellón Peruano. Vuelto al Perú, funda la denominada “Escuela Puneña de Pintura”; impulsa y orienta la revista “Cunan” -cuyos 6 números  aparecen en Cuzco, Puno y Arequipa; y promueve el nacimiento del grupo “Arequepay, Hogar del artista”. En la capital de la república desarrolló el movimiento de los “Independientes”, apartado del oficialismo representado por la Escuela de Bellas Artes. Por la proyección y la trascendencia de su labor artística recibió, en 1985, el Premio Nacional de Cultura.

En 1944 Manuel Domingo Pantigoso se instaló con su familia en la casa huerta de Magdalena del Mar (calle Libertad 1457). Este recordado inmueble -donde vivió cerca de 50 años- fue declarado por el Instituto Nacional de Cultura, el mismo año de su fallecimiento, Patrimonio Cultural de la Época Republicana. Años después, con dudosas razones, se anuló esta condición. En abril del 2004 se inauguró la Galería Manuel Domingo Pantigoso en la Biblioteca Municipal de Magdalena del Mar con una exposición de sus pinturas. Tres meses más tarde (julio) el alcalde de Magdalena, doctor Francis Allison, en recuerdo de uno de sus más ilustres vecinos colocó el busto del llamado “poeta del color” en una plazuela de la localidad que lleva su nombre.

A 23 años de su desaparición física sigue hoy muy vigente el arte de este insigne clásico de la pintura. La maestría y proyección de su obra se percibe en muchos pintores que han contribuido para que el arte peruano tenga actualmente categoría latinoamericana y universal. Su lenguaje cromático y estructural alcanza, por su capacidad de abstracción y de síntesis, una modernidad sorprendente y vital.



 Fuente: Manuel Pantigoso Pecero

No hay comentarios :

Publicar un comentario